Nacho, el que siempre cumple

Deporte, Fútbol, Real Madrid

nacho

Nacho, el polivalente defensa madridista al que la ley de toda taberna no permite nombrar sin aclarar que siempre cumple, ese a quien su propia abuela se referiría utilizando calificativos positivos pero no demasiado efusivos, representa el triunfo del canterano discreto.

Por desgracia, hoy en día el triunfo para un canterano del Madrid significa tener ficha en el primer equipo, ya que el once titular está reservado para los fichajes de renombre. El caso de Carvajal es una bonita excepción que no sabemos cuanto va a durar. Ya informó el Diario AS hace solo un año, que el Real Madrid planea intercambiar al lateral español por el supertalento Zhang Linpeng (Dicen de él que podría llegar a ser el Carvajal Chino).

Sin cosechar portadas en la prensa deportiva ni en la del corazón, (para los que quieran saber cómo diferenciar una de la otra: la primera se encuentra en los bares y la segunda en las peluquerías) Nacho se ha ganado un lugar en la plantilla del Real Madrid a base de constancia, entrega, carácter y unas no desdeñables habilidades naturales para jugar al fútbol. Sin ser un prodigio técnicamente, Nacho ha encontrado sitio en un equipo plagado de estrellas. Y es que lo que le falta físicamente (pocos centrales de élite miden menos de metro 80), lo compensa con inteligencia y sacrificio. Sus capacidades para amoldarse a todas las posiciones de la defensa y para nunca desentonar, le han valido el apodo de: El camaleón. Kovacic, que es un conocido amante de los cómics, y especialmente de los X-Men, siguiendo esa misma línea intentó rebautizarlo como “Místico”; pero al ser el balcánico todavía un mero recién llegado, no dispone del status necesario para que los pesos pesados del vestuario tengan en cuenta sus propuestas (Mis fuentes para estas exclusivas son secretas y no serán desveladas hasta que Eduardo Inda y el padre de Nadia me autoricen para hacerlo).

mistica

A Nacho se le conoce también como la espuma de poliuretano del vestuario, porque siempre se puede contar con él para rellenar huecos. El mote lo ideó Pipi Estrada una noche (Pipi, como todo el mundo sabe, no ve la luz del día más que para broncearse mientras duerme) cuando conversaba con Cristiano y Sergio Ramos en una conocida discoteca de la capital (conocida solo por los pocos que la conocen). Cristiano le contó al periodista/sex simbol provincial/confidente de futbolistas que Nacho es tan diligente y solidario con sus compañeros que un día se ofreció a hacerle la obra de uno de sus baños. Cristiano, por cierto, no quedó encantado con el resultado pero sí moderadamente satisfecho.

Pero el mayor logro en la aún joven carrera de este chaval madrileño, es sin duda el haber conseguido apropiarse de uno de los nombres más comunes de España. Ni Nacho Vegas, ni Nacho Peña, ni Nacho Cano, ni Nacho Vidal, ni siquiera Nacho Carnés (experto en Marketing Online, Estrategia Digital, Analítica y Medición) han conseguido librarse de su apellido. El Nacho que nos ocupa, el futbolista, se apellida Fernández Iglesias, pero el suyo pasará a la historia con los González Blanco, Sánchez del Amo (Víctor), Sánchez Rodríguez (Joaquín), Rodríguez Ledesma (Pedro)… Apellidos eclipsados bajo un nombre de pila del que se han adueñado para siempre estos deportistas. Raúl era “el que nunca hace nada”, Nacho es el que “siempre cumple” y Coentrao será “el que a veces fuma”. Los 30 millones que pagamos por Fabio y los 30 de Danilo (que aquí mismo defendí en su momento), nos impiden a los madridistas reírnos con total impunidad de los fichajes de Douglas y Vermaleen.

coentrao

Nacho, que como venimos diciendo, celebra el aniversario de su nacimiento 365 días al año, se encuentra en una posición complicada; pese a que cada año juega más partidos, su paciencia como suplente conforme tiene un límite. Sus condiciones, salvo milagro evolutivo, no le van a permitir nunca ser titular indiscutible en el equipo de sus sueños, lo que representa una encrucijada a la que ya se enfrentaron muchos otros antes que él. Callejón y Bartra son dos de los ejemplos más recientes de canteranos que deciden emigrar en busca de minutos. Para que Nacho no siga los lentísimos pasos de Bartra, la dirección técnica del Madrid y el propio Zidane, deberían plantearse utilizar a Nacho como primer suplente de cualquiera de los laterales, algo que hasta ahora solo estamos viendo por las continuas lesiones de Coentrao. El defensa madrileño demuestra que es mejor que Danilo cada vez que se le permite jugar de lateral, incluso cuando lo hace a banda cambiada. Esta es solo la segunda temporada del brasileño en el Bernabeu y parece precipitado tirar tan pronto la toalla con él, pero lo cierto es que en unas semifinales de Champions en las que Zidane no pudiese contar con Carvajal o Marcelo, cualquier aficionado del Madrid se sentiría más tranquilo viendo a Nacho en la alineación. Porque Nacho al fin y al cabo, es fiable (otra forma de decir lo que siempre decimos de él). El chico gusta, eso es así. Gusta a prensa, afición, entrenadores y haters. Diría que le gusta hasta a Del Bosque, pero no quiero exagerar.

Decir que Nacho siempre cumple implica que satisface nuestras expectativas en todo momento. Y de ser así quizás deberíamos empezar a aumentar dichas expectativas. ¿Significa eso que le exigimos demasiado poco a Nacho? Puede, pero no tiene por qué ser algo necesariamente malo. Mientras que a Jesé se le pidió tirar la puerta abajo, a Nacho le ha valido con colarse cada vez que alguien la dejaba abierta. Esa falta de presión ha derivado en una progresión lógica y estable que ahora le permite codearse con los mejores jugadores del mundo en su rol de suplente multiusos. A Nacho se le exige proporcionalmente a lo que demuestra, por eso funciona. El error es hacerlo en base al potencial. En cualquier caso, es lícito plantearse el continuar aumentando sus responsabilidades gradualmente. Igual que es lícito que nadie tenga en cuenta mi opinión.

Las cualidades de Nacho como futbolista y como persona son por todos conocidas: Es un jugador sobrio, responsable, generoso, humilde, trabajador, eficiente, buen yerno, no se complica, se coloca bien, utiliza las dos piernas… Sus defectos tampoco son ningún secreto, no va tan bien de cabeza, no tiene la capacidad de anticipación de los otros centrales del primer equipo, es el más lento de los cuatro, no hubo que desembolsar ni un euro para ficharlo… Pese a todo, hablar de carencias en el juego de Nacho obliga a ponerse quisquilloso. Nacho es el peor de los cuatro centrales que tiene el Madrid, pero a la vez es el mejor cuarto central del mundo. Nacho no es sobresaliente en nada, pero llega al notable en casi todo (Algo al alcance de muy pocos). Tener a un Nacho en la plantilla es un lujo que merece ser justamente apreciado. Su eterna disponibilidad es algo de lo que nos acordaremos cuando falte, junto con los caños de Marcelo, los cabezazos salvadores de Ramos, o los centros de Kroos, pero en un lugar más oscuro de nuestra memoria, el que ocupan los jornaleros que hacen posible que sobrevivan los artistas.

  • ¿Sabías que Nacho no se ha perdido un partido por lesión desde que tenía 12 años?
  • ¿Sabías que cuando Cristiano se enteró de esto, trató inmediatamente de lesionar a su compañero para intentar superar el récord?
  • ¿Sabías que M. Night Shyamalan, el director del Sexto Sentido, se inspiró en Nacho para su película “El protegido”?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s