Año I después de Cristiano

Deporte, Fútbol, Real Madrid

cris

Son tiempos oscuros en Concha Espina, la memoria de las tres Champions seguidas se desvanece un poco más con cada gol de Dembelé en Copa del Rey. Tiempos en los que el dedo meñique de la mano derecha de Benzema pone en vilo las esperanzas del Club más grande del mundo (Contexto: Benzema no es portero, ni pianista. Contexto al contexto: Benzema tampoco es goleador, pero es lo que hay).

Si dentro de cientos de años unos historiadores supremacistas tratan de encontrar respuesta al porqué del fin del imperio blanco, hallarán en la titularidad innegociable de Lucas Vázquez al paciente cero. Pero la responsabilidad de este penoso inicio de campaña es conjunta. He aquí la lista de jugadores de la primera plantilla del Real Madrid que están jugando el peor fútbol de sus vidas en ésta, la temporada 2018/19:

Ramos se compara a sí mismo con un torero y razón no le falta, porque inconsciencia le sobra. El mejor y más determinante central que han visto mis bisoños ojos ha cuajado una primera mitad de temporada lamentable, todavía peor que la del año pasado. Otra cosa no, pero a Ramos le gusta superarse. Si no fuese un optimista consumado pensaría que a los 32 años Sergio Ramos ya nunca va a dejar de cometer errores infantiles consecuencia directa de sus excesos de confianza. Ese mismo optimismo irrefrenable me lleva a creer que el gol de Ceballos al Betis servirá para que deje de tirar faltas.

ramos-mundialito

Ramos posa para las cámaras mientras ofrece al Bernabéu el flamante trofeo de campeones del mundo, y el título de liga recién perdido en Villarreal. Foto patrocinada por maquillajes Pannenka.

Varane tiene un imán para rematar los corners y un gorro para mandar la pelota directa a la grada. El retroceso de Varane en los últimos años no puede ser justificado únicamente por el tema de las lesiones de rodilla, porque no solo ha dejado de hacer esos sprints espectaculares con los que ponía en pie a un estadio en usual estado vegetal, no, también ha jubilado sus precisos pases en largo para iniciar jugada, sus robos sin falta, su inteligencia en el posicionamiento defensivo…  A lo mejor es que Marcelo no solo contagia alegría.

Marcelo es el segundo mejor lateral izquierdo de la historia del Madrid, y el líder absoluto en mi estadística no oficial de caños por partido en la historia del fútbol once. Marcelo es también una máquina de perder balones tontos y un defensa cuya generosidad para con el rival no conoce límites. Todo esto recuerda bastante a la última etapa de Alves en el Barca, es decir, un coladero en defensa y una sombra de sí mismo en ataque. Lo peor es que se irá a la Juve en verano y recuperará su mejor nivel. No, lo peor peor es que nunca habrá otro Marcelo… Cómo irán de mal las cosas esta temporada para que se esté alabando el hecho de que Marcelo celebre, desde el banquillo, un gol de sus compañeros con la euforia propia de alguien que desea que gane el Madrid.

Casemiro va camino de perder la titularidad. Desde hace tiempo su presencia ha dejado de notarse. Antes se decía que estaba en todos lados, ahora nos preguntamos dónde está y para qué. Porque ni corre, ni corta, ni roba como antes, pero es que encima ha vuelto de la lesión cometiendo más pérdidas y tomando malas decisiones a un ratio más propio de un heredero de Gravesen que de uno de Mauro Silva.

-El bajón de Modric es lógico y difícilmente criticable, por eso lo único que añadiré sobre el genio Croata es que tanto si se quiere ir al Inter como si se quiere ir al Benidorm, tiene que dejar dinero en caja. Dejar salir a Xabi Alonso al Bayern fue como dar de comer a una paloma en el parque.

Lucas Váquez, actual precursor de la transgresora posición de extremo defensivo, fue mejor que Callejón y tan bueno como Pedro para el Barca; ahora mismo Lucas es peor que Drenthe y tan malo como Tello. Mi teoría es que Lucas ha ganado peso muscular y ha perdido agilidad y rapidez en las piernas. Esta temporada se le ve que se siente muy cómodo intentando proteger el balón con el cuerpo de espaldas. En la mayoría de casos acaba perdiéndolo, pero él, cómodo, parece que se siente, que es a lo que voy. El número 17 que decora su camiseta le sienta de maravilla. Esa banda derecha del Bernabéu ya fue recorrida no hace tanto por otro gran madridista sin más talento que el esfuerzo. De hecho, cuando veo a Vázquez encarar a un contrario tengo la misma certeza de fracaso que en sus tiempos me transmitía Arbeloa. Lucas siempre ha sido un poco limitado técnicamente, pero al nivel que está este año resulta absolutamente ridículo que se haya convertido en un fijo en el 11 de Solari.

-Un caso parecido al de Vázquez es el de Nacho. Otro canterano por el que siempre he sentido debilidad y que lleva desde verano sin cumplir. Se le nota inferior físicamente a los rivales, llega tarde a los cruces, no es expeditivo, no gana un balón por alto, está lento, sin confianza… Nacho ejemplifica el momento del Madrid.

-Lo de Asensio no es nada nuevo, su línea de rendimiento está siendo calcada a la de otros años, por lo que se puede decir que hay cierta regularidad en su inconsistencia (Lo que no se puede decir es que tienen que ser otros los que tiren del carro). Siempre empieza bien las temporadas, da un bajón y luego recupera el tono. Se esperaba que fuese el líder del nuevo proyecto, ahora habrá que celebrar si consigue asentarse en la titularidad. El principio del fin para Asensio fue esa jugada en la que falló el gol por rematar mirando al tendido. El fin del principio fue cuando le miró un tuerto mientras tendía la ropa.

Bale es como ese juguete roto que nos hizo mucha ilusión cuando nos lo regalaron, porque era lo que más queríamos en el mundo (Tenemos gustos caros) pero ahora que está viejo y no funciona nos deprime con solo mirarle. Ni marca, ni asiste, ni combina, ni defiende… eso cuando juega. Lo único que espero del inevitable divorcio de Bale con el Madrid es que se vaya mandando a la mierda a la prensa en perfecto castellano por todo lo mal que le han tratado desde que llegó.

Isco es el caso más grave, porque a su actual bajo estado de forma se le une una prodigiosa apatía que no disimula lo más mínimo. Si a Marcelo le borras la sonrisa, le quitas la alegría de vivir y le enchufas una buena dosis de indiferencia existencial tienes a un Isco zurdo. Antes he dicho que Nacho y Casemiro están lentos, pero al lado de Isco son rápidos hasta los recogepelotas del Atleti. Más allá de su lentitud de piernas, lo que resulta frustrante de Isco es su tardanza a la hora de tomar decisiones con el balón. Al final casi siempre acaba amasando la bola en exceso, lo que deriva o en pérdida de posesión, o en ocasión de generar peligro perdida.

Esa lista libera de toda culpabilidad a Solari y a Lopetegui, igual que lo habría hecho con Zidane si se hubiese quedado, o con Klopp si hubiese venido. Esa lista habría liberado de responsabilidad hasta a Oskar Schindler.

Oskar.jpg

No llores Oskar, no pudiste hacer más. ¿Quién podría haber previsto las lesiones de Bale, el declive de Modric a sus 33 años, la falta de gol del equipo tras la salida de CR, o las rebajas navideñas en regalos defensivos de Marcelo y Ramos? Sí, Zidane lo avisó en su última rueda de prensa, pero también dijo que la de Asensio era la mejor pierna izquierda que había visto desde Messi.

Hablando de Oscars, quiero aprovechar para recordar que Moonlight es una película de mierda, y que el Chelsea vendió a un mediocre mediapunta llamado Óscar al fútbol Chino por 60 millones de Euros. Lo digo porque me cabrea que La Academia premie películas cuya única contribución al mundo del arte es su corrección política, pero sobre todo lo digo porque ese mismo año en que Moonlight ganó el Oscar a mejor película (deberían habérselo dado a Manchester by the sea, que para los que no la hayan visto, trata sobre la trágica caída del United post Ferguson), y el Chelsea sacó 60 millones por un futbolista cuyo apellido es un misterio, el Real Madrid se desprendió de James Rodríguez cediéndolo a un rival directo por dos años con opción de compra de 40 millones. Si la de Kaká fue la operación más ruinosa de la historia del Club, la de James es sin duda la más incomprensible. Pero no hace falta remover el pasado para desesperarse con el Madrid, el presente ofrece preocupaciones mucho más acuciantes que el caso James.

Es complicado competir por títulos cuando tres cuartas partes del 11 titular rinden por debajo de su nivel, pero técnicamente el Madrid aún está a tiempo de salvar el año. Un alumno holgazán que a falta de un día todavía no ha empezado a preparar el examen se despierta pensando que, si dedicase las siguientes 24 horas a estudiar sin parar, podría no solo aprobar, sino sacar buena nota, así que en realidad siente que hasta le sobra tiempo, por lo que decide posponer un poco más la tarea. Esa mezcla de melancólica pasividad y testaruda esperanza debe ser lo que ahora mismo está experimentando un Florentino Pérez que parece haber decidido no hacer más incorporaciones durante el presente mercado de invierno. Con Brahim Díaz ya es suficiente. Y sí, es suficiente como para que nadie pueda decir eso de que el equipo no se ha reforzado, y sí, el chaval es suficientemente alto como para que le dejen montar en casi todas las atracciones (siempre y cuando vaya acompañado de un adulto), pero dudo que sea lo suficiente como para revertir el rumbo de la temporada del Club blanco.

La política de fichajes del Madrid es tan estrafalaria como la del Athletic. El conjunto bilbaíno solo contrata jugadores vascos y el Real Madrid solo compra jugadores que no conocen un mundo sin internet en el móvil. Son filosofías de Club y como tales deben ser respetadas, yo personalmente soy partidario de la del Atlético de Madrid, que gasta como un rico y presume de méritos como lo haría un pobre.

En cuanto al entrenador, Solari no parece ser un brillante estratega, pero lo que tengo claro es que como gestor de egos empeora a su predecesor. Zidane nunca jamás habría condenado al ostracismo a un jugador por motivos personales. ¿Bale?. Quiero decir, Zidane nunca jamás habría condenado al ostracismo a un jugador español por motivos personales. ¿Ceballos, Llorente? Jugador español relevante se sobrentiende, jugadores por cuya suplencia la prensa te pueda montar un buen cirio. Isco tiene muchos defectos, pero es evidente que el Madrid le necesita, y sería un error no tratar de recuperarle para la causa, porque si Solari se cree que ganando solo la copa se va a poder quedar el año que viene, está muy equivocado; no es Mourinho.

*Me veo obligado a hacer una rectificación:

karim piano.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s